Tarjeta prepago sin cuenta bancaria

Descubre cómo las tarjetas prepago sin cuenta bancaria son lo que necesitas para gestionar tus gastos del día a día y mejorar la seguridad de las transacciones de tu empresa.

Empieza gratis

  • Regulado por el Banco Central de Irlanda
  • Funciona con cualquier cuenta bancaria de empresa
  • Puntuación «Excelente» en Trustpilot
3 tarjetas prepago gratis

Miles de empresas confían en la plataforma de gestión de gastos líder,
para ayudarles gestionar a sus tarjetas prepago sin cuenta bancaria

sony-3
monzo-3
mercedes-benz-2-2
maxmara-3
kurt-geiger-2-2
get-your-guide-2-3
eurostar-2-2
celine-3
ageuk-3
sony-3
monzo-3
mercedes-benz-2-2
maxmara-3
kurt-geiger-2-2
get-your-guide-2-3
eurostar-2-2
celine-3
ageuk-3

¿Cómo usar tarjetas prepago sin cuenta bancaria?

Las compras online con tarjetas de débito y tarjetas de crédito siempre han tenido cierto rechazo por un sector de la población respecto a la seguridad en línea. Muchos de nosotros hemos tenido varias dudas al introducir los datos de nuestra tarjeta de crédito para hacer compras en algunos sitios web, temerosos de que pudieran utilizar nuestros datos o de que las compras realizadas no fueran más que un fraude —incluido el temor de un fallo de seguridad o phishing.

Mientras que no guardamos muchas dudas a la hora de hacer nuestras compras diarias con una tarjeta de débito o una tarjeta de crédito prepagada en tiendas físicas, no ocurre lo mismo con los comercios online. Si bien es cierto que, en general, nos fiamos de los comercios electrónicos más populares del mercado, necesitamos métodos de pago más seguros que no dependan de nuestra entidad bancaria. Es aquí donde entran en juego las tarjetas prepago sin cuenta bancaria.

¿Qué es una tarjeta prepago?

Una tarjeta prepago, también llamado tarjeta monedero, es un método de pago que ofrece una mayor seguridad para compras en comercios online, pero también puede utilizarse en tiendas físicas. Funciona de la misma manera que una tarjeta SIM para móviles, ya que solo necesitas cargar los fondos necesarios para hacer tu siguiente compra. De esta manera, en caso de robo o extravío, el resto de tus fondos estarán a salvo. Al final, reúne las mismas características y funciones que las tarjetas de crédito o tarjetas de débito, pero la seguridad que ofrece es mucho mayor.

Aunque este tipo de tarjetas puedan ofrecerse directamente por los bancos, la ventaja añadida respecto a sus productos financieros más tradicionales es que funciona de forma independiente y no necesitan estar conectadas directamente a tu cuenta corriente. En añadido, también existen las tarjetas prepago que operan sin la necesidad de tener una cuenta bancaria específica con ninguna entidad, y son ofrecidas por entidades privadas que las dirigen a sus consumidores, ya sean particulares o empresas.

¿Cómo se recarga una tarjeta de prepago sin cuenta bancaria?

Antes de realizar compras en tiendas, tanto mediante una pantalla como fuera de ella, será necesario que recargues la tarjeta de prepago con los fondos que desees añadir. Estas tarjetas no están asociadas a cuentas bancarias, por lo que el proceso es algo diferente a operar con una tarjeta física más tradicional.

Para añadir fondos, pueden utilizarse los siguientes métodos de recarga:

  • Página web del banco online de empresas. Si la tarjeta ha sido ofrecida por un banco, la misma entidad cuenta con una página web donde podrás hacer la recarga del monto deseado en un apartado específico.
  • Aplicación móvil del banco. Ocurre lo mismo que en el caso anterior. Normalmente un banco popular entre empresas cuenta con una aplicación específica para las operaciones con tu cuenta. Existirá una opción para recargar tarjetas prepago dentro de esta misma app. En el caso contrario, quizás debas descargarte otra aplicación ofrecida por el mismo banco.
  • Transferencias bancarias. También es posible realizar una transferencia bancaria específica para recargar los fondos de una tarjeta prepago. Consulta la información disponible al respecto con tu emisor.
  • Cajeros automáticos. Al igual que utilizarías una tarjeta de débito para la retirada de dinero de cualquier cajero automático o para ingresar billetes, algunos cajeros automáticos cuentan con opciones diseñadas para recargar tarjetas de prepago.

Cómo conseguir una tarjeta prepago

Existen dos formas principales de comprar una tarjeta prepago sin cuenta bancaria. La primera es dirigirte a tu entidad bancaria o financiera actual y elegir una entre su catálogo de productos. Tu nueva tarjeta no estará asociada a una cuenta bancaria aunque puedas trasladar dinero entre tarjetas. La segunda es contactar con entidades privadas que se dedican exclusivamente a ello.

A diferencia de una tarjeta de crédito, tendrás muchos menos requisitos y, dependiendo de la entidad emisora, puede ser posible que necesites pagar ciertos costes de emisión y comisiones de mantenimiento. Sea como sea, estas tarjetas monedero son más baratas. Una tarjeta bancaria tradicional siempre va a suponer mayor burocracia y un mayor coste añadido en forma de cuota de mantenimiento y otras comisiones.

Si eres parte de una empresa, estas entidades privadas pueden ofrecer soluciones completas en forma de tarjetas prepago que engloban todo tipo de servicios para el control y automatización del gasto de los empleados, y la simplificación de la contabilidad. Los gastos mensuales derivados del control de gastos de muchas compañías puede verse reducido con este tipo de servicios.

Qué debes tener en consideración con una tarjeta prepago

Una tarjeta prepago puede ser una tarjeta virtual o una tarjeta física. La principal diferencia es que una tarjeta virtual solo sirve para compras online, mientras que una tarjeta física puede operar de forma muy similar a cómo lo hace una tarjeta de crédito, incluyendo las operaciones que pueden realizarse en cajeros automáticos.

Otra diferencia con las cuentas bancarias para empresas estándar es que la identificación en la tarjeta puede ser anónima. Las principales ventajas de esto es una tranquilidad añadida en páginas web que no cuentan con un certificado de seguridad y la posibilidad de compartir menos información de la que deseas. Además, siempre que quieras añadir tu nombre o asociarla a una cuenta corriente, podrás hacerlo sin ningún problema.

Los inconvenientes de estos productos depende mucho de la utilidad que el cliente quiera darle. En algunas ocasiones, es posible que no le interese contratar una tarjeta prepago debido a la comisión de emisión. Por otro lado, no permite la financiación de compras ni la obtención de crédito como en un producto financiero al uso. También están limitadas a ciertas compras y algunas no permiten operaciones con diferentes divisas, alquiler u otras compras de más importantes.

Las tarjetas prepago o tarjetas monedero son herramientas excelentes para aumentar la seguridad de las compras online y su comodidad. No obstante, existen tarjetas prepago como las ofrecidas por Soldo que se encargan de ofrecer numerosos servicios adicionales para empresas mucho más allá de las operaciones de compraventa, sobre todo respecto al control del gasto por parte de los empleados y a la simplificación de los procesos financieros de la empresa.

Si quieres saber por qué miles de negocios ya funcionan con Soldo, echa un vistazo aquí. Solo tardarás unos segundos en descubrirlo.

“En cuanto empezamos a usar Soldo nos dimos cuenta de que era más rápido y eficiente. Nos da mayor seguridad porque confiamos más en Soldo que en las tarjetas de crédito tradicionales para empresas.”

Mark Taylor
Director financiero en Plymouth College of Art

“Antes dedicaba 6 días al mes a contabilizar los pequeños gastos y a conciliar las tarjetas de crédito. Ahora solo tardo medio día. ¡Soldo nos hace ahorrar tiempo! Es una plataforma muy flexible que me hace la vida mucho más fácil.”

Sandra Curran
Coordinadora de compras en Making Space

Elige el plan que mejor se adapte a ti para ayudarte en la gestión de tus tarjetas prepago sin cuenta bancaria

Escoge el plan que más se adapte a lo que tu empresa necesita. Empieza en cuestión de minutos y cancela cuando quieras.

Lock Seguridad de nivel bancario – Regulada por el BCI y de conformidad con tarjetas de pago

Nuestro Producto

¿Necesito someterme a una verificación de crédito para tener una tarjeta Soldo?

No. Como Soldo es una solución de prepago, no necesitamos llevar a cabo verificaciones de crédito de tu empresa ni de tus trabajadores cuando solicites una cuenta de Soldo. Por tanto, puedes dar acceso a cualquier miembro de tu equipo a una práctica tarjeta de gastos de empresa sin una verificación de crédito invasiva. Las tarjetas de crédito de empresa no pueden hacer lo mismo.

¿Para qué tamaño de empresa es adecuado Soldo?

Soldo está pensado para todas las empresas, no solo para las pequeñas. Puedes solicitar tantas tarjetas como desees y reflejar la estructura de tu organización creando monederos para departamentos o personas con los que podrás recargar tarjetas para equipos, empleados o contratistas.

Nuestro software es intuitivo y fácil de usar, y permite crear informes sofisticados gracias a los filtros inteligentes y los datos pormenorizados de las transacciones. Tanto si tu empresa tiene dos empleados como 20 000, Soldo puede ayudarte a conseguir visibilidad y control sobre los gastos, al mismo tiempo que los simplifica.

Si tu empresa tiene más de 100 empleados, descubre nuestra oferta personalizada para empresas en el sitio web correspondiente.

¿Qué asistencia ofrece Soldo?

Puedes contactar con nosotros enviando un correo electrónico a [email protected] para recibir asistencia. También puedes encontrar ayuda detallada acerca de temas e información específicos sobre todo lo relacionado con Soldo en support.soldo.com.

¿Puedo volver a transferir el dinero a la cuenta bancaria de mi empresa?

Sí. Los fondos de la cuenta de Soldo están siempre disponibles para el titular, que puede devolverlos a la cuenta de la empresa en cualquier momento.